Estudiantes del Blas Cañas respecto al rol de su Mentor en Panal: “Él se ha convertido en el guía que a veces todos necesitamos en la vida”

November 23, 2016

 

 

Una ola de calor azotó Santiago hace algunos días, pero esto no es un impedimento para que Valentina Pacheco, Camila Concha, Génesis González y Valentina Ahumada*, estudiantes de 1° medio del Instituto Blas Cañas, asistan a un carnaval que se desarrolla en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), pues su Mentor, Diego Caldera, se ha esmerado en buscar el panorama ideal para realizar la “Salida significativa” que deben hacer mientras las estudiantes se encuentren becadas por la Fundación Panal.

 

Son las 3 de la tarde, y ya se encuentran en la Plaza Bulnes, ahí las adolescentes visitan una feria llamada “Ratha Yatha” con la finalidad de conocer una exposición de la tradicional cultura vaisnava de la India milenaria, para luego hacer un picnic, jugar cartas y conversar con su Mentor sobre su proyecto.

 

Algunas quieren ser periodistas, otras profesoras, no lo tienen claro, pero sí saben que algo quieren para su vida y que su experiencia en Panal les da esperanzas, porque sienten que esta experiencia les abrió la mente para darse cuenta que “nada es imposible”.

 

Hay espacio para todo en esta salida, incluso para reflexionar sobre lo que ha sido Panal estos meses, y en cómo sus familias las han apoyado en esta nueva aventura. “Mi mamá cuando supo que iba a estar en Panal , le gustó mucho, incluso se sintió orgullosa de mi porque lo siente como un gran logro”, comenta Génesis, mientras que Valentina Pacheco indica:  “A mis papás les gusta, porque sienten que estoy surgiendo y  que tengo ganas de salir adelante”.

 

¿Sienten de verdad que les ha aportado vivir la experiencia Panal?

 

“Si, y nos gustaría ser mentoras, porque nos gusta motivar y queremos que otras personas puedan vivir esto. A parte que en esta oportunidad tuvimos mucha suerte, porque nuestros Mentor es un siete, así que hemos tenido una experiencia muy bonita y su presencia hace mucho más grato ir a Panal” menciona Camila.

 

“Además, “que el mentor sea comprometido es un gran apoyo”, lo que hace que te den más ganas de ir” reflexiona Génesis. “Él se dio el tiempo de buscar opciones para hacer nuestra salida significativa, a pesar de que  también tiene que estudiar para la universidad, pensó en nosotras y está todos los sábados como nuestro Mentor. Nos manda mensajes por whatssap para darnos los buenos días, para decirnos que nos vaya bien en el colegio en la semana, que tengamos bonitos fines de semana, y nos anima a terminar el proyecto” comentan las estudiantes.

 

Respecto al cómo eran antes de estar en Panal manifiestan Belén y Valentina que “cuando algo me salía mal, me estresaba y dejaba de hacerlo , lo dejaba votado y no quería nada más y otra persona lo tenía que terminar por mí. Panal me ha ayudado a darme cuenta que eso no es necesario, ahora me controlo, y me doy cuenta que si algo no funciona la primera vez, puede funcionar la segunda o la tercera”.  Génesis destaca lo importante que ha sido enfrentar ciertas situaciones, como tener que visitar a las autoridades del colegio para que puedan hacer su proyecto, el cual trata de embellecer los muros de un patio del colegio de aspecto antiguo y lúgubre haciendo un mosaico.

 

 

 

¿Se imaginan su comunidad sin su Mentor?

 

“El Mentor es muy importante, es nuestro guía, nos da fuerzas y apoyo. Si algo no nos resulta o no lo sabemos, él nos ayuda. Sin un mentor no me lo imagino, cuando nos desmotivamos, él dice: ¡No! vamos de nuevo,  es como un hermano mayor que además de interesarse en el proyecto se interesa por nosotras, es bacán tener alguien a quien le importas, nunca habíamos conocido  a alguien tan dedicado como el Diego, él se ha convertido en el guía que a veces todos necesitamos en la vida”, comenta Camila. 

 

 

 

¿Se imaginan qué va a pasar cuándo termine Panal?

 

Génesis señala que lo recordarán como una etapa de sus vida que fue muy bonita “ya que Panal ha sido un cambio radical, por ejemplo la voz de la Vale (facilitadora, quién guía las sesiones) es suave y entretenida, al igual que las actividades, ha sido una experiencia grata y me va dar pena cuando termine. Lo he pensado mucho y ¡Sí! voy a irme con pena”.

 

*La comunidad también esta compuesta por Catalina Concha y Belén Madariaga del mismo nivel, quienes no pudieron asistir a la salida por compromisos familiares.

Please reload

NOVEDADES
Please reload

ARCHIVO
Please reload

Please reload

© Fundación Panal 2018

Contáctanos

Av. General Bustamante 26, Providencia, 

Santiago, Chile.

 

contacto@panal.org

Fundación Panal

Novedades

Panal en cifras